Saltar al contenido

Bitcoin por encima de los 40.000 USD ¿Una burbuja como en el 2017?

Debieron transcurrir más de tres años para que el Bitcoin superase el máximo valor histórico alcanzado en el 2017. Esto ocurrió el 16 de diciembre de 2020 y partir de entonces los expertos en mercados de inversión se han dividido en favor de dos posiciones contrapuestas:

  • Fieles al bitcoin, están quienes creen que se convertirá, en un futuro no muy lejano, en una moneda de pago corriente
  • Otros, con una posición más escéptica acerca del mundo cripto, afirman que el incremento del valor de Bitcoin no es más que una versión contemporánea de una burbuja financiera

Independientemente de la opinión del inversor hay una pregunta en común que todos se hacen, ¿40.000 dólares será el nuevo piso del precio del bitcoin o, simplemente, el proceso de apreciación actual de la moneda es un boom que pronto llevará al retorno hacia niveles anteriores?

Algunas cuestiones que se deben tener en cuenta para responder la pregunta.

Presencia y expansión del Bitcoin

El Bitcoin es la criptomoneda más expandida y esto ya no es una creencia de unos pocos trasnochados. Ahora, esta cripto ha pasado a ser considerada por inversores tradicionales como un activo interesante sobre el cual invertir.

Digitalización de la vida

La pandemia promovió aún más la digitalización de muchas actividades. Comprar productos online ya no es una acción excéntrica, tampoco lo es realizar trámites online, encargar la cena un día entresemana, realizar reservas o pedir un medio de transporte. Esta cercanía impuesta con la tecnología ha diluido, por arrastre, la desconfianza de muchos usuarios hacia los activos y las inversiones online.

Hoy en día, todo usuario de internet medianamente experimentado conoce las posibilidades de manejar ciertos montos de capital por la vía cibernética. El mundo financiero en su versión virtual ha dejado atrás su halo de misterio y se ha descubierto como un centro de atracción para quienes están dispuestos a volcar sus ahorros en este nuevo campo. Con una visible mayor afluencia, la disminución de la reticencia que reinó clásicamente el bolsillo tradicional, encausó a nuevos emprendedores hacia las filas de Bitcoin.

Aceptación de la existencia del bitcoin por parte de grandes compañías

Actualmente, las grandes empresas como Visa reconocen a los Bitcoins como una buena fuente de negocios futuros. De esta manera, los servicios tradicionales ahora se ofrecen en función de las necesidades insatisfechas sentidas por quienes desean invertir en este cripto activo.

Paypal, al haber anunciado la posibilidad de comprar y vender Bitcoins a través de su plataforma, se ha convertido también en otro ejemplo muy reconocido del avance de la criptomoneda sobre los gigantes más tradicionales del espacio virtual.

Inestabilidad de las monedas tradicionales

Si se analiza la situación geopolítica se puede ver claramente la ausencia de una moneda hegemónica. El dólar cuyo valor ha servido como referencia desde mediados del siglo XX se encuentra en decadencia por diversos motivos que corroyeron su imagen. Esta divisa ya no inspira la confianza necesaria para continuar con su hegemonía mundial en cuanto a valor de referencia.

El oro, el activo de reserva de valor por excelencia, está amenazado por los avances tecnológicos que podrían convertirlo en un bien no tan escaso. Recientemente, la NASA anunció el desarrollo de una tecnología capaz de “capturar” meteoritos en el espacio para realizar una explotación minera con ellos. Los meteoritos no solo poseen cantidades importantes de oro sino también de otros minerales considerados valiosos por ser útiles y escasos en la tierra.

Ante este panorama, el más beneficiado es sin lugar a dudas el bitcoin.

El aumento de la popularidad

No hay periódico en el mundo que no hable de la evolución de la criptomoneda. Esto ha generado la expansión de un conocimiento base sobre la existencia de Bitcoin entre todos los grupos sociales. La continua exposición a la información desde los distintos palcos informativos conlleva al aumento del interés por invertir en el proyecto. No obstante, habrá que recordar que el público objetivo de los medios de información es la masa en general, cuya formación y conocimiento del ámbito financiero pueden llegar a ser nulos. La popularidad, entonces, puede jugar un rol destacado en el aumento del precio, pues funciona como una energía de arranque para empujar a potenciales inversores hacia el ámbito de la realidad.

Conclusiones

Existen dos factores que diferencian la situación actual de la ocurrida en el año 2017. En estos momentos, son varios los grandes inversores con deseos de incursionar en el terreno de las criptomonedas y son muchas las empresas interesadas en brindar servicios a las nuevas necesidades surgidas a partir de la aparición del Bitcoin.

Si los grandes peces, aquellos considerados como los responsables de mover el mercado, confían en el proyecto Bitcoin, no solo como refugio de valor sino también como un medio para obtener beneficios, entonces el precio no retornará a niveles inferiores a los 17.000.

Por otro lado, se encargarán de incrementar la popularidad del mismo y ofrecerán medios simples para comerciar con la criptomoneda reina, así como con algunas otras que puedan ganar popularidad.