Saltar al contenido

Mantener dinero en efectivo es sinónimo de pérdida

La abrumante subida experimentada por el bitcoin, cuyo efecto de arrastre ha llevado hacia la suba a varias altcoins; provocó una oleada de análisis de verdaderos expertos en temas financieros. Entre estos destaca la opinión de Bill Miller un reconocido hombre de negocios de Estados Unidos. Se trata del propietario de Miller Value Partners, una compañía de inversión cuyo valor en cartera es de 3.000 millones de dólares.

Según Bill Miller, tener dinero en efectivo solo lleva hacia la pérdida segura a quien lo posea. Estas conclusiones fueron volcadas por él luego de analizar la evolución de la economía actual. Afirma, además, que hay dos escenarios posibles para los mercados y de cumplirse aunque sea solo una pequeña parte de cada uno llevaría al precio del bitcoin a niveles aún más altos.

Primer escenario: incremento inflacionario

Una pequeña suba de la inflación provocará el cambio de reservas de dinero en efectivo por bitcoins. Este intercambio, cuyo motivo es ganar protección contra los brotes inflacionarios, no solo será llevado a cabo por pequeños y medianos inversores sino también por los grandes jugadores del mercado tradicional: empresas y grandes corporaciones.

Una suba de la inflación, por más despreciable que sea, acelerará la suba del precio no solo del bitcoin sino también de las altcoins.

Segundo escenario: inyección de grandes capitales

Prescindir de efectivo y reemplazarlo por bitcoins está comenzando a ser la moda del momento. Este incremento de la demanda se hará sentir en el precio de los bitcoins y lo mantendrá en su tendencia claramente alcista.

Biller afirma que las últimas adquisiciones de bitcoins por parte de grandes corporaciones son apenas limosnas. No es nada a comparación a la cantidad latente de cambio que aún existe y que está esperando su turno.

Biller utiliza la metáfora del agua para dar una idea más gráfica acerca del futuro de las criptomonedas. Él afirma que las compras realizadas hasta el momento por las grandes corporaciones son apenas unas gotas de agua y que en los próximos meses se podría convertir en un verdadero torrente.

Con esa metáfora ha dejado en evidencia la gran posibilidad de una suba exponencial en el precio del bitcoin.

Conclusiones

Bill Miller es conocido por creer y defender el proyecto Bitcoin desde hace unos 6 años. En esos momentos la criptomoneda era vista como una inversión marginal por parte de los grandes y tradicionales inversores. Él, como gestor de fondos de inversión, apostó a los bitcoins con muchísima anticipación porque creía en ellos como activos de un gran valor potencial.

Evidentemente, Miller sabe reconocer muy bien cuándo un activo es atractivo y las razones que dio para que más corporaciones lo vean como el reemplazo del dinero en efectivo parecen ser más que suficientes.

Es sabido, que los inversores tradicionales están cambiando su percepción frente a los bitcoins. Esa variación del paradigma, pues antes defenestraban a las criptomonedas; puede arrastrar hacia la compra a una gran cantidad de importantes jugadores de los mercados de capitales.

La historia ya dio varias muestras acerca de las grandes oleadas que se producen cuando los peces gordos se vuelcan a hacia un activo. Claro que ello puede llevar a crear una burbuja financiera, pero evidentemente y por el momento, no habrá que preocuparse por su posible estallido.

De existir una burbuja financiera, el mercado aún puede contenerla y esta es aún bastante pequeña como para romperse.