Skip to content

Hay personas tan pobres que solo tienen dinero

¬ŅDe qu√© sirve ser millonarios si no tienes lo que quieres disfrutar y compartirlo?¬†Debemos aprender a tener prioridades y dar a todos lo que se merecen

 

Esta frase puede sonar extra√Īa y, aunque es cierto que un salario es esencial para vivir y que tener una billetera llena es conveniente, el¬†dinero no siempre es sin√≥nimo de felicidad.¬†

Hay personas tan pobres en emociones, alegr√≠a, amistades y amor que lo √ļnico que tienen es dinero.

Este es un hecho que debe tenerse en cuenta y meditarse porque, si lo miramos bien, ver√° que la¬†mayor√≠a de las personas sue√Īa con tener una cuenta bancaria bastante rentable¬†.

Ya sea que pertenezca a las filas de aquellos que piensan que el dinero da felicidad o si está entre los que piensan lo contrario, lo invitamos a pensar en este tema por un momento.

El dinero y la doble cara de la felicidad.

Lo creas o no, este es un aspecto que siempre generará mucha controversia, incluso entre psicólogos, sociólogos y antropólogos. Se han realizado muchos estudios sobre el tema que justifican ambos enfoques.

El dinero que da felicidad no se basa en la posesión de bienes.

A esta conclusión llegó un estudio realizado por el Instituto Nacional de Estadística del Reino Unido; los datos resultantes son muy curiosos y vale la pena comentarlos.

  • Seg√ļn este estudio, realizado durante varios a√Īos en los que se entrevist√≥ a personas adineradas, la felicidad est√° relacionada con una buena posici√≥n econ√≥mica.
  • Esto significa que las¬†personas se sienten m√°s satisfechas sabiendo que tienen un ingreso alto¬†y una cuenta bancaria rentable.¬†Por otro lado, el hecho de poseer muchas¬†casas, autom√≥viles, objetos de valor o tierras no est√° relacionado con la felicidad.

Los expertos explican que todo esto se deriva de la crisis que estamos experimentando en los √ļltimos a√Īos.

La tranquilidad mental¬†de saber que est√° “cubierto” ante cualquier problema ofrece un estado de bienestar¬†mayor que el que podr√≠a surgir de la acumulaci√≥n de bienes materiales.

 

Seg√ļn los psic√≥logos, el dinero no da felicidad

Analicemos el otro lado de la moneda.¬†Groucho Marx dijo:¬†¬†Por supuesto, en la vida hay muchas cosas m√°s importantes que el dinero.¬†¬°Pero cuestan mucho dinero! “

Tener una buena posición económica es sinónimo de bienestar, ya que puede satisfacer las necesidades de la familia; pero la clave de la felicidad reside, como siempre, en el equilibrio y la objetividad.

Seg√ļn un estudio publicado por la Universidad de Columbia Brit√°nica, el dinero no da felicidad por la siguiente raz√≥n:

  • El dinero solo sirve para reducir la tristeza.¬†Debemos saber que¬†la¬†tristeza no es lo contrario de la felicidad,¬†o “que no no siempre es triste es feliz”.

Para entenderlo mejor, solo tome un ejemplo simple.¬†Piense en un multimillonario: lev√°ntese por la ma√Īana sabiendo que no tiene demasiadas responsabilidades, con el √ļnico objetivo de distraerse y divertirse.

Organice un viaje o una fiesta a la que estén invitadas muchas personas que posiblemente ni siquiera conocen. Pasará un día intenso, distrayéndose y sin pensar en demasiadas cosas. No estará triste, se divertirá mucho y se habrá reído; Pero eso no significa que soy feliz.

Aquellos que buscan una razón todos los días para no estar tristes y no sufrir soledad, lo hacen porque no están contentos en absoluto.

Esta es la conclusión a la que llegó el estudio realizado por la Universidad de Columbia Británica y que los psicólogos nos justifican con un ejemplo simple: un aumento en el salario reducirá la tristeza, pero no significa que brinde felicidad. La felicidad no es casual, es algo que se construye .

bienestar emocional

El bienestar emocional no depende del dinero.

El dinero te permitirá comer bien, distraerte, poseer objetos valiosos, interesantes y espectaculares, ¡pero aquellos que piensan que estas cosas llenan el corazón están equivocados!

  • La felicidad reside en nosotros y en las relaciones que establecemos con las personas que amamos.
  • El amor no se puede comprar, la sonrisa de un ni√Īo no se convierte en s√≠mbolos, los momentos de complicidad y diversi√≥n con un amigo o nuestro compa√Īero no se pueden comprar con la chequera, sino con reciprocidad, emociones, afecto y sinceridad. .

Nadie puede negar que el dinero puede cambiar vidas, incluso permitiéndole mejorar, sin duda, sin embargo, una cuenta bancaria rentable no llenará el vacío del alma. No traerá la alegría y la serenidad que las personas humildes demuestran todos los días para poseer.